Medicina

¡Ojo!, la obesidad en los niños ha aumentado

¡Ojo!, la obesidad en los niños ha aumentado

En 2016, el número global de niñas y niños por debajo del peso normal fue de 75 millones y 117 millones, respectivamente.

"La obesidad también es una consecuencia de la mala nutrición", explica Chiara di Cesare, experta en salud pública de la Universidad de Middlesex y coautora del estudio, publicado hoy en la revista médica The Lancet, y cuyos datos por países se pueden observar aquí.

De acuerdo con los resultados, la tasas mundiales de obesidad de la población infantil y adolescente aumentaron desde menos de 1.0 por ciento (correspondiente a cinco millones de niñas y seis millones de niños) en 1975 hasta casi un 6.0 por ciento en las niñas (50 millones) y cerca de 8.0 por ciento en niños (74 millones) en 2016.

Además hay otros 213 millones de niños y jóvenes con sobrepeso, añade el texto de la OMS, elaborado a partir de un estudio realizado de conjunto con la Escuela Imperial de Salud Pública de Londres.

"Ahora tenemos niños que están ganando peso cuando tienen 5 años de edad", a diferencia de los niños de la misma edad hace dos generaciones", dijo a CNN Majid Ezzati, profesor de salud ambiental mundial en el Imperial College de Londres.
Sin embargo, en los países de ingresos bajos y medios, especialmente en Asia, la tasa se ha visto acelerada en los últimos años.

En cuanto al índice de masa corporal (IMC, una medida que indica si el peso de una persona es saludable), el mayor aumento durante las cuatro décadas se dio en Polinesia y Micronesia tanto para niños como para niñas, y en Centroamérica para las niñas.

Estas preocupantes tendencias, abundó, reflejan el impacto de las políticas y la comercialización de alimentos en todo el mundo, que han hecho que los alimentos saludables y nutritivos sean demasiado caros para las familias y las comunidades desfavorecidas.

El problema radica en que los niños y los adolescentes han pasado rápidamente de ser una mayoría con bajo peso a una mayoría con sobrepeso en muchos países de ingresos medios, incluso en Asia oriental, América Latina y el Caribe.

Fiona Bull, coordinadora del programa de la OMS de vigilancia y prevención poblacionales de las enfermedades no transmisibles, consideró que estos datos "nos confirman y nos recuerdan que el sobrepeso y la obesidad han causado una crisis sanitaria mundial que se agravará en los próximos años a menos que empecemos a tomar medidas drásticas".

Para la presidenta de la Asociación Europea para el Estudio de la Obesidad (EASO), Nathalie Farpour-Lambert, la obesidad infantil es uno de los mayores desafíos de la salud en el siglo XXI.

- Reducir el consumo de alimentos muy elaborados, con alto contenido calórico y bajo valor nutricional.

Además, agregó la especialista, conviene que los niños dediquen menos tiempo de ocio a actividades sedentarias y que incluyen el uso de pantallas.

- Fomentar la actividad física mediante el deporte y la recreación activa.