Negocios

Casa Blanca pide préstamo de $4900 millones para Puerto Rico

Casa Blanca pide préstamo de $4900 millones para Puerto Rico

Puerto Rico recibirá de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias de EE.UU (FEMA, por su sigla en inglés) 54,6 millones de dólares para restablecer el servicio de electricidad, que quedó afectado al 100% tras el paso del huracán María.

A su vez, subrayó, en un comunicado, que la medida es otra muestra del compromiso de la rama ejecutiva federal y el Congreso con la reconstrucción de la isla.

Anoche, además, el presidente Donald Trump propuso otorgar un préstamo de $4,900 millones a Puerto Rico y las Islas Vírgenes estadounidenses por medio del programa de préstamos que responde a desastres comunitarios (DCL) de FEMA.

Mil millones para el programa de Emergency SNAP (Supplemental Nutrition Assistance Program).

"Además de la crisis humanitaria inmediata, Puerto Rico está al borde de una crisis masiva de liquidez que se intensificará en el futuro inmediato", escribió Rosselló.

"SNAP es un programa financiado con fondos federales para ayudar a persona de bajos ingresos adquirir alimentos saludables, es llamado la primera línea de defensa contra la hambruna en la nación y es considerado una herramienta para ayudar a prevenir inseguridad alimentaria al proveer fondos para la adquisición de alimentos", subrayó.

A su vez, .se incluyen 16.000 millones para el seguro por inundaciones, entre otros fondos como 500 millones para respuesta a los fuegos en California.

"Según adelanté la semana pasada, está se convierte en la segunda asignación suplementaria para emergencia".

El fondo para atender desastres de FEMA - que responde a los huracanes recientes y otras emergencias-, es el que tramita las reclamaciones de familias que han sufrido pérdidas de propiedad y de gobiernos locales ante los daños causados por el huracán María a la infraestructura pública. "Además, me mantengo trabajando medidas de préstamos adicionales y de asignaciones de fondos federales directos a Puerto Rico".

Puerto Rico ya sufría de una larga recesión y el gobierno estaba repleto de problemas fiscales antes de que María azotara a la isla.