Medicina

Escándalo sacude a Legionarios de Cristo

Escándalo sacude a Legionarios de Cristo

- Mediante una carta publicada este sábado por la orden religiosa los Legionarios de Cristo, marcada por los abusos sexuales de Marcial Maciel contra seminaristas, se reveló que el rector del seminario diocesano en Roma, Óscar Turrión, se enamoró hace años de una mujer con la cual tuvo un hijo y hace unos meses, una hija.

El jueves, Turrión reconoció que ya tenía un hijo con la misma mujer desde hacía años, según la orden.

Turrión pidió permiso para vivir fuera de la comunidad un tiempo mientras reflexionaba y oraba, con la restricción de no ejercer el ministerio sacerdotal en público.

En el mismo comunicado se recuerda que el cardenal Patrick O'Malley, presidente de la Pontificia Comisión para la Protección de Menores, afirmó en agosto pasado que "si un sacerdote tiene un hijo, se asume la obligación moral de dejar a un lado el ministerio y satisfacer las necesidades que puedan tener la madre y el niño".

Los Legionarios explican que el sacerdote fue formador del Pontificio Colegio Internacional Maria Mater Ecclesiae desde el año 2007 y fue nombrado rector de dicho Colegio por un trienio en 2014. "Al presentarlo como candidato al puesto de rector, según es costumbre, se revisó su historial y se tuvo un coloquio con él, en el que manifestó que era idóneo para el cargo y agradeció la confianza", señalaron los legionarios.

En un comunicado, la orden dijo ser "consciente del impacto" que creaba el "ejemplo negativo" del caso de Turrión para los seminaristas y los fieles, y aseguró estar comprometida a una senda de renovación. "Nos produce profunda tristeza que la historia reciente de nuestra congregación haya sido causa de enfriamiento espiritual para algunos".

Nuevo escándalo en los Legionarios de Cristo. "De esa relación nació primero un hijo y hace unos meses una hija", relató el religioso.

El reverendo era rector del seminario diocesano en Roma que recibe a seminaristas de India, África y América Latina para su formación.

"Asumo mi responsabilidad y sin miedo ante el futuro, pongo todo en las manos de Dios y, decidido, seguiré haciendo la verdad en mi vida. Estoy en paz y en armonía con Dios en mi corazón a través del sacramento de la confesión", dijo Turrión. Además, reconoció que solo tuvo el valor de informar sobre sus hijos cuando iba a terminar el período de tres años como rector del seminario.