Medicina

La Policía halla la cabeza de Kim Wall, la periodista presuntamente asesinada

La Policía halla la cabeza de Kim Wall, la periodista presuntamente asesinada

Unos buceadores encontraron la cabeza cortada, las piernas y la ropa de una periodista sueca que fue asesinada tras salir en una travesía con un inventor en su submarino, según anunció el sábado la policía danesa. Buzos de la Marina encontraron este viernes una bolsa con la ropa de Wall y un cuchillo, así como otra con la cabeza y las piernas, ambas con trozos de metal en su interior.

Las bolsas fueron encontradas no muy lejos del lugar donde fue descubierto su torso, que apareció flotanto en el Báltico a finales de agosto, casi dos semanas después de haber sido vista por última vez a bordo del Nautilus. © Alvaro Pulido Vargas© Alvaro Pulido noticiasdemoda.com Este ingeniero autodidacta, obsesionado por la conquista del mar y del espacio, afirma ser inocente a pesar de los numerosos indicios en su contra.

Por la noche, un compañero de trabajo de la reportera alertó a la policía al no tener noticias suyas. Todo esto se suma a la revelación realizada por el fiscal Jakob Buch-Jepsen, quien comentó que en el ordenador de Madsen se encontraron vídeos de mujeres ejecutadas y torturadas.

"Este disco duro no me pertenece", dijo Madsen, dando a entender que varias personas tenían acceso a su taller.

Madsen fue auxiliado el 11 cerca del estrecho de Öresund, entre Dinamarca y Suecia, poco antes de que su submarino naufragara, después de ser saboteado por el propio inventor, según las autoridades danesas. Después, cambió su versión de los hechos y explicó que la mujer había sucumbido a un accidente y que, movido por el pánico, lanzó su cuerpo al mar. Pero todo apunta a que Madsen mató a Wall para satisfacer sus fantasías sexuales, y que después mutiló el cuerpo. Resbaló y tuvo que dejar el portillo, de 70 kilos, que cayó sobre la cabeza de la periodista, haciéndola caer brutalmente.

La autopsia del cuerpo no permitió establecer las causas de la muerte, aunque puso de relieve múltiples mutilaciones infligidas en las partes genitales de la víctima.

Por el momento el acusado ha accedido de forma voluntaria a la realización de un examen mental, negando en todo momento que asesinara a Kim Wall.

La talentosa periodista trabajaba como freelance con base en Nueva York y Beijing, y había publicado artículos en periódicos como The Guardian y The New York Times, entre otros.