Internacional

Murió en una casa embrujada de la forma más insólita

Murió en una casa embrujada de la forma más insólita

La propuesta es que los visitantes entren primero en el ataúd, antes de que este se deslice hacia el interior de la casa embrujada.

Un joven de 21 años murió en una de las atracciones de Ocean Park, el mayor parque de diversiones de Hong Kong.

Según informaron las autoridades del parque, Cheung ingresó sin permiso a un sector vedado al público y falleció luego de que un ataúd le callera sobre la cabeza. Además dijeron sentir una "profunda pena" por el hecho. A tan solo cinco minutos de ingresar a la atracción "enterrado vivo", la víctima experimentó la experiencia de ser enterrado vivo, para luego luchas contra su salida de la tumba. El recorrido se realiza en un ataúd, convertido en un vehículo, el cual pasa por un laberinto rocoso lleno de espantosos "ghouls" seres mitológicos.

La policía abrió una investigación por el hecho, aunque un comunicado indicó que se presume que el joven salió del recorrido autorizado por la atracción.