Negocios

Roger Federer se corona en Wimbeldon por octava ocasión

Roger Federer se corona en Wimbeldon por octava ocasión

El suizo deberá enfrentarse al tenista croata para definir al campeón del Grand Slam.

El suizo venció al croata Marin Cilic por 6-3, 6-1 y 6-4 y cosechó un nuevo grand slam; ¿es el mejor jugador de la historia?

Después de dejar de jugar el año pasado para recuperarse de un problema en la rodilla -había perdido con el canadiense Milos Raonic en semifinales, y en cinco sets-, Federer volvió con todo en la temporada 2017: ganó en Melbourne y se quedó con los Master 1000 de Indian Wells y Miami.

Federer llegó así a 19 títulos de Grand Slam en su carrera, aumentando la diferencia con Rafael Nadal (15) y al comienzo de la próxima semana estará en el puesto número 3 del ránking ATP, colocándose en carrera para el N° 1 al final de la temporada.

El de Medugorje estaba totalmente fuera del partido, aplastado por Federer, que en una hora se hizo con los dos primeros sets. "Lo di todo, y espero volver e intentarlo de nuevo", concluyó. "Pero siempre he creído que quizá volvería y lo conseguiría otra vez".

Después de un inicio titubeante, en el que incluso enfrentó un break point, Federer tomó el control quebrando el servicio de Cilic en el quinto game. Esta final será la undécima de su carrera y le puede llevar a conseguir su octavo título y el 19º del Grand Slam. Así, comenzó una racha de 17 puntos conseguidos por Federer con su saque.

A partir de hoy, el suizo es el rey en el torneo más añejo y de mayor tradición en el mundo tras romper la paridad de coronas que compartía con Pete Sampras y William Renshaw, aunado a que con 35 años y 342 días se convirtió en el jugador más veterano en ganar Wimbledon en la Era Abierta.

El partido marcó la clara superioridad del suizo, quiebres tempraneros en el segundo set acompañados del dolor y llanto de Cilic marcaban la tendencia de lo que parecía inevitable. En ese lugar en el que está tranquilo, en donde encuentra sus mejores ideas, hace sus mejores movimientos y escucha la sinfonía de sus más elegantes golpes, moviendo su raqueta como un director de orquesta lo hace con su batuta para ejecutar una pieza musical y que para el suizo fue la conducción a su octavo título de Wimbledon.

"Tengo que tomarme más tiempo de descanso", bromeó Federer ante la mirada de sus hijas Myla Rose y Charlene Riva, que estaban en las gradas cuando derrotó a Andy Murray en la final de 2012, y sus gemelos Leo y Lennart, que no habían nacido.

Con 4-5, el helvético consiguió al saque su octavo título en Wimbledon, en el que ha llegado a 11 finales y en el que durante esta edición no ha cedido ni un sólo set.