Ciencia

Planea la NASA desviar asteroides

Planea la NASA desviar asteroides

Este asteroide tiene previsto pasar relativamente cerca de la Tierra, a unos 11 millones de kilómetros de distancia, en octubre de 2022 y luego en 2024. El asteroide está formado por Didymos A y su vecino más pequeño que orbita a su alrededor, Didymos B. Los científicos lo siguen de cerca desde 2003 y ya determinaron que se trata de un objeto de tipo S rocoso, con un tamaño típico de los asteroides que podrían generar efectos regionales en el planeta. La composición de su pequeño compañero, Didymos B, es desconocida, pero el tamaño es típico de los asteroides que potencialmente podrían crear efectos regionales si impactan a la Tierra.

"El DART es la primera misión de la NASA para demostrar lo que se conoce como la técnica del impactador cinético -golpear al asteroide para cambiar su órbita- con el fin de defender a la Tierra ante un posible impacto futuro", dijo el funcionario de la NASA Lindley Johnson.

"A diferencia de otros peligros naturales como huracanes, erupciones volcánicas, terremotos, etc., los impactos de asteroides pueden evitarse con la tecnología actual", añadió.

Para el profesor Margot, la elección de este asteroide es muy buena porque es relativamente accesible para naves espaciales y se pueden medir los cambios con imágenes de radar.

La NASA aprobó esta semana el desarrollo de una nave espacial pensada especialmente para desviar asteroides y evitar que impacten con la Tierra.

Según explicó la agencia, el objetivo es impactar sobre el Didymos B y luego evaluar el cambio resultante en su órbita alrededor de Didymos A. De este modo, se podrá analizar la capacidad del impacto cinético como una estrategia de mitigación de asteroides.

Si bien no representa una amenaza seria para nuestro planeta, los científicos de la NASA, quienes trabajan en conjunto con expertos del Laboratorio de Física Aplicada de la Universidad John Hopkins en Maryland, vieron en este meteorito la oportunidad perfecta para realizar su primera misión en el desvío de un asteroide. Para impactar, el proyecto DART viajará a una velocidad nueve veces más rápida que una bala (6 kilómetros por segundo) y se apoyará en un sistema de puntería autónoma desarrollada por la propia NASA.