Internacional

EPN habría usado software para espiar a Carmen Aristegui ya otros periodistas

EPN habría usado software para espiar a Carmen Aristegui ya otros periodistas

Aunque está documentado que el software malicioso sólo puede ser adquirido por agencias gubernamentales y que el informe mencionado apunta al gobierno de Peña Nieto, la Presidencia de la República rechazó ser el espía y afirmó: "Para el gobierno de la República, el respeto a la privacidad y la protección de datos personales de todos los individuos son valores inherentes a nuestra libertad, democracia y estado de derecho".

Otras víctimas del espionaje fueron activistas que pugnaron por un nuevo sistema nacional contra la corrupción, así como abogados de los familiares de los 43 estudiantes desaparecidos en 2014, uno de los casos más notorios de violaciones a los derechos humanos.

La investigación fue realizada por Artículo 19, R3D Social Tic, acompañados con The Citizen Lab.

NSO Group, la compañía que desarrolla este malware ha mencionado que las ventas del mismo se realizan solo a gobiernos, aunque con el entendido de que sea utilizado en contra de criminales y terroristas, en el caso de México, para infiltrarse a los cárteles de ese país y poder combatirlos ante las muertes que estos mismos han provocado en territorio mexicano desde hace ya varios años.

El periodista Carlos Loret de Mola recibió ataques entre agosto de 2015 y abril de 2016 justo cuando publicó información que cuestionaba la versión oficial sobre la balacera en Tanhuato, Michoacán y cuando presentó informes sobre la captura de Joaquín Guzmán Loera.

Ve en vivo la conferencia sobre el espionaje que el gobierno de México hace a periodistas y defensores de Derechos Humanos.

Para espiar a diez usuarios de iPhone, por ejemplo, el fabricante cobra 650 mil dólares, además de la cuota de instalación de 500 mil dólares, según las propuestas de comercialización de NSO Group que revisó The New York.

El día de hoy se dio a conocer que ante la Procuraduría General de la República (PGR), fue denunciado que activistas y periodistas son espiados a través de sus teléfonos celulares. El programa se infiltra en smart phones y otros aparatos para monitorear la vida de una persona por medio de su celular: llamadas, mensajes de texto, correos electrónicos, contactos y calendarios.

"Como su propio texto lo señala, no hay prueba alguna que agencias del gobierno mexicano sean responsables del supuesto espionaje descrito en su artículo", versa el posicionamiento sobre la investigación publicada este lunes en The New York Times.