Deporte

El anfitrión Rusia, inicia Confederaciones con victoria

El anfitrión Rusia, inicia Confederaciones con victoria

La Copa Confederaciones es el segundo torneo más importante que organiza la FIFA entre las naciones que ganan los torneos en cada confederación propia.

Antes del partido, se realizó una sencilla ceremonia de inauguración donde se contó con la presencia del mandatario Vladimir Putin y del presidente de FIFA, Giani Infantino.

Recibió un balón extenso, encaró a Marinovic y al intentar regatearle cayó al entrar en contacto con el meta, en lo que pareció más una simulación que una pena máxima.

Cuando mejor jugaban los "All Whites", como son conocidos en contraposición al equipo nacional de rugby "All Blacks", marcó el equipo local tras un claro fallo en la salida del balón de los visitantes.

Un minuto después con autogol se abre el marcador para Rusia.

De nuevo, el guardameta de los visitantes, que juega en el Unterhaching, de la cuarta división alemana, volvió a frustrar poco después al delantero ruso con una magnífica estirada. La organización le concedió el permio al jugador del partido a Smolov, autor del segundo tanto.

En la segunda fecha del grupo, Rusia enfrentará en un duelo europeo a Portugal mientras que Nueva Zelanda se medirá ante el seleccionado mexicano.

Rusia: Igor Akinfeev (cap) - Alexander Samedov, Georgiy Dzhikiya, Viktor Vasin, Fedor Kudriashov, Yury Zhirkov - Aleksandr Erokhin (Dmitriy Tarasov 77), Denis Glushakov, Aleksandr Golovin - Fedor Smolov (Aleksey Miranchuk 90), Dmitri Poloz (Aleksandr Bukharov 64).

Nueva Zelanda. - Stefan Marinovic, Deklan Wynne Michael Boxall, Tommy Smith, Andrew Durante, Michael McGlinchey, Marco Rojas (Shane Smeltz, 71), Ryan Thomas, Kip Colvey (Montty Patterson, 83), Kosta Barbarouses (Bill Tuiloma, 73) y Chris Wood. DT.

Un Putin de buen humor aplaudió el debut de su selección, que se impuso 2-0 a Nueva Zelanda en el notable estadio del Zenit de San Petersburgo, uno de los equipos de más roce internacional del país.

Eso quedó al margen, cuando los locales vencieron 2-0 a los campeones de Oceanía.