Internacional

Drone muestra imágenes del devastador incendio forestal en Portugal

Drone muestra imágenes del devastador incendio forestal en Portugal

"La dimensión de este incendio es tal que no tenemos recuerdo de una tragedia humana similar", dijo el primer ministro Antonio Costo tras su llegada a Pedrogao Grande, un área montañosa situada unos 200 kilómetros al noreste de Lisboa.

"Nos enfrentamos a una terrible tragedia".

El incendio, que al parecer se inició al impactar un rayo en un árbol seco, ha causado al menos 64 víctimas mortales y 62 heridos y aún se encuentra activo, aunque controlado en un 70 %.

La cifra de fallecidos dada a conocer por Jorge Gomes, el secretario de Estado para Asuntos Internos, ascendió gradualmente desde 19 -anunciados inicialmente el sábado- hasta al menos 62.

El fallecido era uno de los cuatro bomberos que se encontraban en estado muy grave, a los que se suma otro en estado "grave" y dos civiles también heridos en estado grave. Dos personas permanecían desaparecidas. El fuego empezó el sábado y las llamas se esparcieron con gran violencia.

Al mismo tiempo, se continúa el trabajo de búsqueda e identificación de posibles víctimas "aldea por aldea", algo complejo por el avance de las llamas y que podría llevar varias horas.

El fuego alcanzó varios pueblos y ya se pusieron en marcha varios planes de evacuación, según el primer ministro.

El sábado, Portugal se vio afectado por una fuerte ola de calor, con temperaturas que superaron los 40 grados.

Además de los muertos y heridos, hay personas desaparecidas y el fuego ha destruido algunas viviendas de la zona, a la que se ha desplazado esta noche el presidente Marcelo Rebelo de Sousa.

El mandatario rindió también un homenaje a las labores de los bomberos y aseguró que, viendo las condiciones, "lo que se ha hecho es lo máximo que se podía hacer".

Algunos de los muertos fueron sorprendidos en el interior de sus vehículos por las llamas, según el secretario de Estado, que apuntó que, de momento, se desconocen las causas de este suceso.

Una sola muerte en circunstancias de este tipo "es siempre una tragedia", pero decenas de muertes representan "una tragedia casi sin precedentes en la historia del Portugal democrático", según el jefe del Estado, quien destacó el hecho de que el incendio afecte a una zona rural, aislada y con una población "más difícil de proteger y salvar".