Internacional

Diálogo sin imposiciones, responde Cuba a Trump

Diálogo sin imposiciones, responde Cuba a Trump

Por su parte, el demócrata Mark R. Warner, senador por Virginia y vicepresidente del Comité de Inteligencia de la Cámara alta, sostuvo que la decisión de revertir el progreso en las relaciones entre Estados Unidos y Cuba envía un mensaje equivocado al mundo sobre el liderazgo norteamericano.

"A partir de ahora, estoy cancelando completamente el acuerdo unilateral con Cuba", dijo Trump en un teatro en la Pequeña Habana de Miami, al anunciar al exilio cubano sus modificaciones en la política de Washington hacia La Habana.

En suma, la decisión de Trump resulta deplorable desde toda perspectiva: constituye un anuncio de que su país no cejará en la violación de la legalidad; configura un nuevo foco de conflicto; supone un atropello al derecho de los estadunidenses a desplazarse y establecer relaciones de negocios y, ante todo, renueva la histórica afrenta contra el pueblo cubano.

Además considera que las medidas anunciadas este viernes imponen "trabas adicionales" a las "muy restringidas" oportunidades que el sector empresarial estadounidense tenía para comerciar e invertir en Cuba.

La Habana rechazó "la manipulación con fines políticos y el doble rasero en el tratamiento del tema de los derechos humanos" y señaló que Trump, "otra vez mal asesorado, toma decisiones que favorecen los intereses políticos de una minoría extremista de origen cubano del estado de Florida (sureste de EE.UU.)".

Medios locales de comunicación en la región, incluso en Estados Unidos, coinciden en que el discurso del mandatario estadounidense fue un regreso a las prácticas de la Guerra Fría.

En ese sentido, afirmó que en Estados Unidos son frecuentes los abusos y los asesinatos por parte de policías, especialmente contra afrodescendientes, hay restricciones a los derechos de salud y educación, represión de inmigrantes y refugiados y se discrimina la cultura y la religión islámica.

No obstante, "Cuba reitera su voluntad de continuar el diálogo respetuoso y la cooperación en temas de interés mutuo, así como la negociación de los asuntos bilaterales pendientes con el Gobierno de los Estados Unidos", añadió. Cuba no ha renunciado a estos principios ni renunciará jamás. En los dos últimos años se ha demostrado que los dos países, como ha expresado reiteradamente el Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, General de Ejército Raúl Castro Ruz, pueden cooperar y convivir civilizadamente, respetando las diferencias y promoviendo todo aquello que beneficie a ambas naciones y pueblos, pero no debe esperarse que para ello Cuba realice concesiones inherentes a su soberanía e independencia, ni acepte condicionamientos de ninguna índole.

Cualquier estrategia dirigida a cambiar el sistema político, económico y social en Cuba, ya sea la que pretenda lograrlo a través de presiones e imposiciones, o emplean-do métodos más sutiles, estará condenada al fracaso.