Internacional

Estado Islámico reivindica asesinato de una policía israelí en Jerusalén

Estado Islámico reivindica asesinato de una policía israelí en Jerusalén

La policía israelí abatió con disparos a tres palestinos después de que éstos habrían llevado a cabo dos ataques con cuchillo contra las fuerzas de seguridad cerca de la Puerta de Damasco, fuera de la ciudad vieja de Jerusalén.

El comandante de la Policía de Distrito de Jerusalén, Yoram Halevy, indicó que los tres atacantes vivían en Cisjordania y tenían permiso para entrar en Israel, y admitió que no había alertas específicas previas antes de este ataque. El grupo EI intenta "enredar las cosas", dijo Hamas.

Desde septiembre de 2015, sospechosos palestinos han matado a 42 israelíes, dos turistas estadunidenses y un estudiante británico, principalmente en puñaladas, disparos y ataques vehiculares.

La mayoría de los palestinos muertos son autores o presuntos autores de ataques anti-israelíes, a menudo son jóvenes y actúan solos. "Es imposible de momento corroborar" la reivindicación del grupo EI, dijo a la AFP un portavoz del Shin Beth, el servicio de seguridad interior israelí, y la declaración de Hamas "compromete la fiabilidad" de las declaraciones de unos y otros. El Shin Beth afirmó, por su parte, que los tres atacantes estuvieron implicados en el pasado en "actividades terroristas".

Al menos cinco personas, entre ellos transeúntes, resultaron también heridas y fueron trasladas a centros hospitalarios.

Poco después del ataque asumió la responsabilidad a través de una breve declaración en su agencia de noticias Amaq, la primera vez que se apropió de agresión ocurrida en territorio controlado por Israel, aunque en abril reivindicó el lanzamiento de un cohete desde el Sinaí egipcio, que no causó víctimas.

El primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, anunció este domingo la cancelación de los permisos que su país dio a los ciudadanos palestinos de Cisjordania por la celebración del Ramadán.

Doble ataque a cargo de tres palestinos con armas de fuego y cuchillos en un anochecer en Jerusalén marcado por el inicio del Shabat judío y el fin del ayuno diurno del Ramadán musulmán, informa El Mundo.