Espectáculos

Es mejor para EEUU tener libertad en Cuba y Venezuela, dice Trump

Es mejor para EEUU tener libertad en Cuba y Venezuela, dice Trump

Mientras se llevaba a cabo la firma de este memorando, en las afueras del teatro Manuel Artime un grupo de cubanos y residentes en Miami se manifestaban en contra de esta medida, argumentando que esta nueva escalada no solo afecta al pueblo cubano sino también a los que residen en Estados Unidos.

Estas medidas "no lograrán su propósito de debilitar a la Revolución ni doblegar al pueblo cubano, cuya resistencia a las agresiones de cualquier tipo y origen ha sido probada a lo largo de casi seis décadas", destacó un texto difundido por el diario oficialista Granma.

“Donald Trump hizo lo que tenía que hacer para dar libertad a los cubanos”.

Por supuesto, el mero anuncio del cambio es probable que tenga un efecto atemperador sobre los viajes a Cuba.

Más duro fue Venezuela, que calificó como una "amenaza" el endurecimiento de la política de Washington hacia Cuba y llamó a "la unidad y lucha de los pueblos de la Patria Grande".

Pero la decisión de Trump también suscitó molestia, en particular en Arkansas.

Poco después de que el mandatario anunciara desde la ciudad de Miami la regresión de algunas medidas adoptadas por la administración anterior en un proceso de acercamiento a la isla, el senador republicano por Arkansas John Boozman consideró que la medida fue un paso atrás.

De acuerdo con Paul O'Brien, la reversión de las políticas de apertura, que limitarán severamente los viajes y el comercio de Estados Unidos con Cuba, constituye una decisión "decepcionante y perjudicial" para los avances logrados en los últimos dos años en la isla caribeña.

"Cuba es un mercado natural para los agricultores y ganaderos de nuestro país, y cuando no vendemos a la isla otros lo hacen", manifestó en un comunicado.

Los principales cambios de Trump sobre la política con Cuba son una prohibición para que las empresas de Estados Unidos hagan negocios con compañías cubanas de propiedad o controladas por las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR) de Cuba, que son buena parte de las compañías estatales, dominantes en la economía de la isla, y restricciones a los viajes de ciudadanos estadounidenses a la isla.

Asimismo, son motivo de preocupación las violaciones de los derechos humanos cometidas por los Estados Unidos en otros países, como las detenciones arbitrarias de decenas de presos en el territorio ilegalmente ocupado por la Base Naval de Guantánamo en Cuba, donde incluso se ha torturado; las ejecuciones extrajudiciales y las muertes de civiles causadas por bombas y el empleo de drones; y las guerras desatadas contra diversos países como Irak, sustentadas en mentiras sobre la posesión de armas de exterminio masivo, con consecuencias nefastas para la paz, la seguridad y la estabilidad de la región del Medio Oriente.

La jefa de la diplomacia venezolana denunció además que el "extremismo estadounidense pretende plagar el planeta de miseria, violencia y muerte para satisfacer al capital y su barbarie".

"Para EEUU es mejor que haya libertad en nuestro continente, en Cuba o en Venezuela", aseguró. "Parece el gringo feo, que conocimos en el pasado, imperialista, volviendo a imponer su voluntad sobre países independientes".

"Pensar que el aislamiento de un gobierno pueda impulsarlo a hacer cambios positivos en favor del respeto a los derechos humanos y la democracia es no leer lo que está sucediendo en el mundo actualmente", agregó.

Estos cambios no entrarán en vigor hasta cuando el gobierno de Trump establezca nuevas reglas en lugar de las que creó el gobierno de Barack Obama.