Negocios

Cuba tacha de retroceso la nueva política de Donald Trump

Cuba tacha de retroceso la nueva política de Donald Trump

En un discurso en un teatro en Miami relacionado con el exilio cubano, el mandatario estadounidense anunció las medidas políticas como cumplimiento de una promesa que hizo durante la campaña presidencial del año pasado para revertir el reencuentro diplomático con la isla lanzado por el entonces presidente Barack Obama después de décadas de distanciamiento.

Trump anunció la "cancelación" de la política de Obama hacia Cuba y se mostró dispuesto a negociar "un acuerdo mejor" con la isla, pero solo si hay avances "concretos" hacia la celebración de "elecciones libres" y la liberación de "prisioneros políticos" en la isla.

La renovada línea política de Washington respecto a Cuba reafirma el embargo estadounidense contra la isla y rechaza los llamamientos de Naciones Unidas y otros foros internacionales de poner fin a este bloqueo.

Cabe señalar que ésta no es la primera vez que Donald revoca medidas que Obama había aprobado, pues lo mismo pretende hacer con el Obamacare.

Asimismo, Trump, aseguró que "pronto se va a lograr una Cuba libre" y calificó de "brutal" al régimen castrista, con el tradicional tono anticomunista propio de la Guerra Fría.

Ante estas declaraciones, el comunicado publicado en el periódico oficial Granma indicó que el gobierno de Estados Unidos "recurre a métodos coercitivos del pasado, al adoptar medidas de recrudecimiento del bloqueo, en vigor desde febrero de 1962". El objetivo es detener el flujo de efectivo estadounidense a los servicios militares y de seguridad del país, en un intento por aumentar la presión sobre el gobierno cubano.

Los detractores afirman que los cambios solo perjudicarán a los ciudadanos cubanos que trabajan en el sector privado y que dependen del turismo estadounidense para ayudar a proveer a sus familias. Además, asignarán al gobierno federal la complicada labor de regular el viaje de estadounidenses a Cuba para asegurarse de que no se realicen transacciones con el conglomerado vinculado al ejército que dirige gran parte de la economía cubana. El gobierno de Estados Unidos supervisará otros viajes para asegurarse de que los viajeros están llevando a cabo "actividades de intercambio educativo a horario completo".

El levantamiento del embargo es algo que sólo puede decidir el Congreso de Estados Unidos, controlado ahora por los republicanos en ambas Cámaras.