Medicina

Trump cancela acuerdo con Cuba impulsado por Obama

Trump cancela acuerdo con Cuba impulsado por Obama

Uno de los mayores legados políticos del anterior presidente, Barack Obama, fue la apertura de las relaciones diplomáticas con La Habana en 2015, tras medio siglo de ruptura y desconfianza.

Los principales cambios son una prohibición para que las empresas de EE.UU. hagan negocios con compañías cubanas de propiedad o controladas por las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR) de Cuba y restricciones a los viajes de ciudadanos estadounidenses a la isla. El Comunismo "ha destruido a Cuba", así como "destruyó a todos los países donde se ha intentado", añadió Trump enfático, con un discurso duro que lo retrotrajo a los años de la Guerra Fría.

Resaltó que la nueva política de Estados Unidos hacia Cuba sólo será un obstáculo para nuevas transformaciones en el país caribeño, así como una afrenta al bienestar de las familias en la isla.

Trump también reiteró el embargo estadounidense contra Cuba.

El gobierno cubano no emitió de inmediato ningún comentario.

Pero de acuerdo con una declaración de la Casa Blanca emitida durante el discurso de Trump, los cambios en la política "no entrarán en vigor hasta que estos departamentos (estadounidenses) hayan concluido los nuevos reglamentos".

En el teatro Manuel Artime de la Pequeña Habana, que lleva el nombre de uno de los brigadistas de la fallida invasión de Bahía Cochinos (Cuba), en 1961, Trump expuso las líneas maestras de la revisión que ha decidido hacer en la política de normalización de relaciones con la isla iniciada por su antecesor Barack Obama.

'Cuando los cubanos den pasos concretos, estaremos listos, preparados y capaces de volver a la mesa para negociar ese acuerdo, que será mucho mejor', aseguró Trump.

"No creo que las cosas cambien de forma significativa", dijo Arcos. "Estados Unidos siempre reaccionará a lo hecho por el gobierno cubano. Trump está tratando de realizar ajustes que no ayuden mucho al gobierno cubano".

El levantamiento del embargo es algo que solo puede decidir el Congreso de Estados Unidos, controlado ahora por los republicanos en ambas Cámaras.

El líder estadounidense dijo, en un evento con exiliados cubanos en Miami, aseguró que "pronto se va a lograr una Cuba libre" y calificó de "brutal" al régimen castrista.

Junto con otros 54 copatrocinadores, Flake introducirá una iniciativa bipartidista para permitir a los estadounidenses viajar a Cuba con fines turísticos.

También señaló que aplicarán la restricción contra el turismo, contra el comercio, y que se asegurarán que las inversiones en ese país lleguen al pueblo. Desde entonces, Washington ha estado abriendo un incipiente flujo de intercambio comercial y permitió que los estadounidenses viajen dentro de 12 categorías, entre ellas el "contacto pueblo a pueblo" o el "intercambio cultural".