Internacional

Negociaremos "un acuerdo mejor" con Cuba si hay avances democráticos — Trump

Negociaremos

El presidente estadounidense Donald Trump dio marcha atrás al histórico acercamiento entre Estados Unidos y Cuba que inició su predecesor, Barack Obama, y anunció este viernes el endurecimiento de las políticas contra la isla y el Gobierno de Raúl Castro. En su discurso para anunciar la nueva política de EE.UU. hacia Cuba, Trump aseguró que Cuba sufre desde "hace décadas" al régimen de los Castro, pero que eso no debe repetirse en Venezuela.

Medios locales de comunicación en la región, incluso en Estados Unidos, coinciden en que el discurso del mandatario estadounidense fue un regreso a las prácticas de la Guerra Fría.

Si bien los sentimientos hacia Trump pueden ser encontrados en una comunidad tradicionalmente conservadora, el apoyo a esta medida en particular es monolítico, porque fuerza a los inversores extranjeros a entenderse directamente con los nóveles empresarios en la isla. La política también exige informes periódicos sobre el progreso de Cuba -si es que existe- hacia una mayor libertad política y económica. "Ya es oficial: estos son los nuevo enemigos de la política exterior estadounidense".

Apuntó que con el restablecimiento de las relaciones entre ambas naciones, se esperaba que por lo menos empezaran las inversiones en Cuba. El objetivo es detener el flujo de efectivo estadounidense a los servicios militares y de seguridad del país, en un intento por aumentar la presión sobre el gobierno cubano. Tampoco se cortará el envío de remesas a Cuba.

Trump también fijó medidas más estrictas para los viajes de los estadounidenses a la isla.

Las aerolíneas de Estados Unidos y los cruceros seguirán autorizados a viajar a la isla, mientras que la política de "pies mojados, pies secos" -que permitía que la mayoría de los inmigrantes cubanos que llegaran a Estados Unidos permanecieran en el país y al final se convirtieran en residentes permanentes legales, algo a lo que puso fin Obama- no será restablecida.

Los detractores afirman que los cambios solo perjudicarán a los ciudadanos cubanos que trabajan en el sector privado y que dependen del turismo estadounidense para ayudar a proveer a sus familias. "Rechazamos las declaraciones de Trump sobre nuestra hermana Cuba", declaró el jefe de Estado venezolano.

Señaló que siguen de cerca las denuncias sobre los crímenes del "brutal" régimen de los Castro, y "es importante que haya libertad, ya sea en Cuba o en Venezuela".

El embargo aún está vigente y no sufrirá cambios por las políticas de Trump. Solo puede ser levantado por el Congreso de Estados Unidos y los legisladores, en especial aquellos de ascendencia cubana como el senador republicano de Florida Marco Rubio, no han mostrado interés en hacerlo.