Deporte

Gobierno cubano: Cualquier estrategia injerencista está condenada al fracaso

Gobierno cubano: Cualquier estrategia injerencista está condenada al fracaso

Tras la llegada del magnate republicano a la Casa Blanca, el Gobierno cubano había tendido la mano a la nueva administración para continuar con el acercamiento diplomático iniciado con Obama en diciembre del 2014, aunque había insistido en que los asuntos internos de la isla no estaban sobre la mesa de diálogo.

"Ahora que soy presidente expondré los crímenes de Castro porque para Estados Unidos es mejor un continente en el que hay libertad, en Cuba, en Venezuela, para que la gente pueda vivir sus sueños", indicó Trump en el discurso de esta mañana. "Trump anuncia que empieza un nuevo ciclo de agresión contra Cuba, no podemos permitirlo", expresó el mandatario durante una reunión con su gabinete en el palacio presidencial de Miraflores.

Cuba consideró ante el anuncio de Donald Trump que el presidente ha sido mal aconsejado por "unos pocos legisladores de origen cubano" que usaron "chantajes para secuestrar" la política hacia la isla, publicó el viernes el diario estatal Granma.

A pesar de sus esfuerzos para dar marcha atrás a la política de Obama hacia Cuba, Trump se abstuvo de cerrar la embajada de Estados Unidos en la isla.

Sin embargo, tal como ha sucedido con otros anuncios improvisados de Donald Trump, no está claro se este vuelco en la política hemisférica se puede traducir en una política concreta e inmediata.

El Gobierno también aseguró que con sus recursos, Cuba ha contribuido a la mejoría de los derechos humanos en muchos lugares del mundo a pesar de las limitaciones que le impone su condición de país bloqueado.

"Asumiremos cualquier riesgo y continuaremos firmes y seguros en la construcción de una nación soberana, independiente, socialista, democrática, próspera y sostenible", recalca el texto, que asegura que los cambios que experimenta el país para "actualizar" el modelo económico los "seguirá decidiendo soberanamente" el pueblo cubano.

A su vez, denunció que "nuevamente el Gobierno de los EE.UU. recurre a métodos coercitivos del pasado, al adoptar medidas de recrudecimiento del bloqueo", que incluyen "la eliminación de los intercambios educacionales pueblo a pueblo y una mayor fiscalización de los viajeros estadounidenses a Cuba, así como la prohibición de las transacciones económicas, comerciales y financieras de compañías norteamericanas con empresas cubanas vinculadas con las Fuerzas Armadas Revolucionarias y los servicios de inteligencia y seguridad, todo ello con el pretendido objetivo de privarnos de ingresos", señala el documento.