Internacional

Decisión de Trump marca retroceso: Cuba

Decisión de Trump marca retroceso: Cuba

"Los Estados Unidos no están en condiciones de darnos lecciones", sentenció antes de arremeter contra lo que considera son violaciones a los derechos humanos por parte de ese país.

Cuba respondió hoy con una declaración medida e incluso conciliadora la decisión del presidente de EE.UU, Donald Trump, de retroceder en el acercamiento bilateral con nuevas restricciones al comercio y los viajes que sumieron en la desolación al sector cuentapropista.

"Cualquier estrategia dirigida a cambiar el sistema político, económico y social en Cuba, ya sea la que pretenda lograrlo a través de presiones e imposiciones, o empleando métodos más sutiles, estará condenada al fracaso", cita un comunicado difundido por el Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba, en su portal web.

El nuevo enfoque de Trump, que será consagrado en una nueva directiva presidencial, busca un cumplimiento más estricto de una vieja prohibición sobre los estadounidenses que viajan a Cuba como turistas, y también prevenir que se usen dólares para financiar al gobierno.

Es la respuesta desde La Habana al discurso en el que, desde Miami, Trump anunció una política más dura hacia la isla pese a que no cancelará totalmente las decisiones de su predecesor, Barack Obama.

Bloquea el acceso de GAESA a actividades económicas y transacciones por turismo, aunque permite que los individuos y empresas estadounidenses desarrollen vínculos comerciales con el incipiente sector privado en la isla.

Los cambios, que se implementarán una vez que los departamentos de Estado y del Tesoro elaboren sus respectivas regulaciones, prohíben que los estadounidenses organicen sus viajes individuales a Cuba, en el marco de los contactos de "pueblo a pueblo", además de que tendrán que documentar sus gastos si participan en viajes en grupo.

En el apartado de los derechos humanos, el Gobierno de Cuba rechaza la "manipulación con fines políticos" y el "doble rasero" en el tratamiento de ese tema y asegura que el pueblo del país caribeño "disfruta de derechos y libertades fundamentales", y exhibe "logros de los que se siente "orgulloso", que son una "quimera" para muchos países del mundo, incluidos los Estados Unidos". Cuba no ha renunciado a estos principios ni renunciará jamás.

"El Gobierno de Estados Unidos recurre de nuevo a métodos coercitivos del pasado al adoptar medidas de recrudecimiento del bloqueo", indicaron en un comunicado las autoridades cubanas, si bien señalaron que Cuba reitera su voluntad de continuar con el diálogo. En los dos últimos años se ha demostrado que los dos países, como ha expresado reiteradamente el Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, General de Ejército Raúl Castro Ruz, pueden cooperar y convivir civilizadamente, respetando las diferencias y promoviendo todo aquello que beneficie a ambas naciones y pueblos, pero no debe esperarse que para ello Cuba realice concesiones inherentes a su soberanía e independencia, ni acepte condicionamientos de ninguna índole.

También indicó que los cambios que se necesiten en la isla "los seguirá decidiendo soberanamente el pueblo cubano".