Espectáculos

"Paradoja" que Palma de Oro no se vea en cines: Almodóvar

La película inaugural fue la cinta (que no está en competencia) Los fantasmas de Ismael, del director francés Arnaud Desplechin.

La primera proyección en Cannes de "Okja", una de las dos producciones de Netflix que compiten por la Palma de Oro, fue hoy un cúmulo de problemas, con pitos y abucheos contra la plataforma y problemas técnicos que obligaron a interrumpir la exhibición durante unos 10 minutos.

Tendrán que elegir para los premios entre los últimos proyectos de realizadores consagrados como Todd Haynes, Sofia Coppola, Michel Hazanavicius, François Ozon, Yorgos Lanthimos, Fatih Akin o Michael Haneke, uno de los nueve privilegiados que ya han conquistado dos Palmas de Oro.

Por ello, este año presenta como parte de sus eventos especiales del 70 aniversario los dos primeros capítulos de la nueva "Twin Peaks", pero se exhibirán en Cannes cuatro días después de su lanzamiento en Estados Unidos, lo que le ha restado bastante interés.

Los organizadores del festival escucharon las quejas y determinaron que el próximo año ninguna película de servicios de streaming será aceptada para la selección especial.

Al inicio del certamen, el miércoles, el presidente del jurado de la Palma de Oro, el cineasta español Pedro Almodóvar incrementó más la polémica al afirmar que le resultaría "paradójico" que una película que no se exhibirá en salas de cine gane el principal trofeo del festival más prestigiado del mundo. "Todo sobre mi madre trajo muchas novedades a mi vida y muchas de ellas maravillosas", dijo. El tamaño de la pantalla no debería ser más pequeño que la silla en la que te sientas.

Parte de la prensa llegó a especular con la posibilidad de que el incidente fuera un sabotaje contra Netflix por parte de los proyeccionistas o alguna "mano negra".

"No debe alterar los hábitos de los espectadores y creo que ese es el debate ahora mismo", agregó. Ven películas que en absoluto habrían visto. Netflix trae una gran conectividad.

La acción de la película se inscribe en la crisis del campamento del puerto de Calais, norte de Francia, recientemente desmantelado por las autoridades francesas, en el que vivían más de siete mil migrantes. "Ahí consiguen a esos artistas".

La Cordillera del argentino Santiago Mitre con Ricardo Darín y Elena Anaya.

Este año otro protagonista está siendo la fuerza policial y las nuevas medidas de seguridad instaladas en todas las instalaciones del Festival como los nuevos detectores de metales, la numerosa policía armada en las calles y salas de cine, entre otras medidas que recuerdan el acecho del terrorismo mundial. No es un festival muy amigable en el sentido de algún público positivo u optimista, es un auditorio difícil y un lugar complicado, opinó el también director y productor.

"Nunca antes habíamos invitado a tantas estrellas internacionales", dijo el presidente del Festival, Pierre Lescure. "Estamos en un país que ha tenido muchos ataques terroristas. Así que debemos prestar atención".