Espectáculos

EU despliega otro portaaviones cerca de península de Corea

EU despliega otro portaaviones cerca de península de Corea

El USS Ronald Reagan partió hacia la Península de Corea el martes después de completar un período de mantenimiento y pruebas en su puerto base de Yokosuka, Japón, de acuerdo con la Marina.

En el marco de las tensiones entre Corea del Sur y Estados Unidos con Corea del Norte, desde el país norteamericano se anunció que se enviará otro portaaviones a la península coreana, tras el envío del USS Carl Vinson a la zona.

El envío parece ser una nueva muestra de la preocupación del Pentágono con respecto a Corea del Norte, que el pasado domingo lanzó un misil de medio alcance y buscaría desarrollar un proyectil atómico intercontinental que alcance territorio estadounidense.

Se espera que el portaaviones USS Ronald Reagan participará junto con el USS Carl Vinson en maniobras conjuntas en el Pacífico Occidental y se espera que a largo plazo el nuevo portaviones reemplace al Carl Vinson en la región.

China, viejo aliado de Corea del Norte, ha pedido a Pyongyang detener su programa nuclear mientras, al mismo tiempo, llamó a EE.UU. a detener los ejercicios militares y despliegues de la región, que Corea del Norte ve como una amenaza para su seguridad.

Un portavoz del Ministerio de Defensa surcoreano explicó a la agencia Efe que el Carl Vinson se encuentra actualmente realizando maniobras con la marina surcoreana en el Mar de Japón.

Una fuente del gobierno indicó a su vez a la agencia de noticias surcoreana Yonhap la posibilidad de que ambos portaaviones realicen maniobras conjuntas con efectivos de Corea del Sur a principios de junio, un supuesto escenario que la cartera de Defensa no confirmó.

Causó alerta en Corea del Norte que tanto CNN como Yonghap, medio de Corea del Sur, reportaran que el portaaviones nuclear Ronald Reagan estará en próximos días.

Las repetidas pruebas armamentísticas norcoreanas han deparado un endurecimiento de la retórica de Washington tras la llegada al poder en enero de Donald Trump, cuya Administración ha insinuado la posibilidad de realizar ataques preventivos si Pyongyang no abandona su programa nuclear y de misiles.