Internacional

"Despedir a Comey me quitó presión" — Trump a Lavrov

El New York Times sostuvo que Trump habría dicho al ministro de Exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov, con quien se reunió el 10 de este mes, que resultó un alivio despedir al "demente" de Comey, para añadir luego que "estaba bajo una gran presión por Rusia; ya me la he quitado".

Los comentarios de Trump suman a la sospecha de que el republicano pudo haber incurrido en un caso de "obstrucción de justicia" al cesar de su cargo a Comey, quien encabezaba la investigación sobre la supuesta injerencia rusa en la campaña de 2016 y que, en otro reporte, aseguró que Trump le pidió poner fin a la investigación contra Michael Flynn, su asesor de Seguridad Nacional que renunció en febrero luego de darse a conocer que conversó con el embajador de Rusia en EU sobre la posibilidad de levantar las sanciones impuestas por el ex presidente Barack Obama.

"No hubo connivencia mía y de mi campaña, pero solo puedo hablar por mí", afirmó en una conferencia de prensa con su invitado el presidente de Colombia Juan Manuel Santos.

El gobierno ruso declinó comentar ayer sobre el nombramiento del exdirector de la Oficina Federal de Investigaciones (FBI), Robert Mueller, para investigar la supuesta interferencia de Rusia en las elecciones presidenciales de Estados Unidos, ya que ello es un asunto interno. "Estaba loco, un lunático", dijo Trump, según el Times, que citó una minuta con un resumen del encuentro que le leyó un funcionario.

Las palabras elegidas revelan mucho acerca de cómo Trump y los que lo respaldan explican la tormenta aparentemente interminable de malas noticias que sacuden a la Casa Blanca. Dejó en claro que no era su intención que Trump o algún otro funcionario de la Casa Blanca utilizara el documento para justificar el despido de Comey, que es lo que han hecho.

Acosado por una crisis política que ya amenaza con paralizar su incipiente gestión, el Presidente dijo que las investigaciones sobre la alegada colusión entre su campaña presidencial y Rusia no pasan de ser "una caza de brujas". Trump había cesado sorpresivamente a Comey la semana pasada, lo que incrementó las críticas en su contra.

Rosenstein ha insistido en que, a pesar de su "afecto personal" por el director saliente, piensa que es "apropiado" que el FBI tenga un nuevo líder.

El viernes, el Departamento de Justicia emitió el texto de las declaraciones de Rosenstein de sus informes en el Capitolio.

Trump iniciaba el viernes por la tarde su primer viaje al extranjero -al Oriente Medio y otros lugares- y su equipo había guardado esperanzas de que el torbellino en casa se hubiera al menos calmado para entonces.