Internacional

Rusia denuncia manipulación de EE.UU. sobre realidad siria

Rusia denuncia manipulación de EE.UU. sobre realidad siria

Un representante de la coalición liderada por Estados Unidos ha comentado el ataque contra un convoy gubernamental sirio realizado el jueves y aseguró que la coalición pide que las fuerzas del presidente de Siria, Bashar al Assad, no salgan de las zonas de distensión, informa la agencia RIA Novosti.

Abu Barzan al Sultani, "número dos" del llamado Ejército Negro del Este, vinculado al opositor Ejército Libre Sirio (ELS), precisó por teléfono que hubo un número indeterminado de bajas y daños en varios vehículos militares.

Sin embargo, según el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos, al menos ocho milicianos progubernamentales perdieron la vida tras resultados heridos por el bombardeo de las aeronaves de la coalición internacional.

El combatiente rebelde agregó que en esa zona operan milicias iraníes y del grupo terrorista libanés Hezbollah, principales aliados del régimen de Al Assad.

Las declaraciones del funcionario, que no fue identificado, aparecieron en la televisora estatal siria el viernes, un día después de que la coalición internacional anunciase que un ataque de Washington alcanzó a efectivos progubernamentales que suponían una amenaza para los soldados estadounidenses y sus aliados rebeldes que operan cerca de la frontera con Jordania.

"Esto ha sido pese a los intentos de Rusia de disuadir el movimiento prorrégimen (sirio) hacia Al Tanf, las muestras de fuerza de la aviación de la coalición y los disparos de aviso", señaló en uno de sus tuits. Según fuentes oficiales, el ejército estadounidense se trasladaba a la base militar de al-Tanf cuando se produjo el bombardeo.

En Al Tanf, hay fuerzas de EEUU y de Noruega, que participan en operaciones especiales en el marco de la coalición internacional frente al EI y que ofrecen respaldo a facciones insurgentes sirias, según Al Sultani.

Esta facción del ELS está apoyada por una sala de operaciones "internacional" que tiene sede en Jordania y sobre la que Al Sultani no quiso dar más precisiones.