Internacional

Nikki Haley pide pruebas sobre la supuesta conversación entre Trump y Comey

Nikki Haley pide pruebas sobre la supuesta conversación entre Trump y Comey

Los comentarios del presidente Trump son en respuesta a la serie de informes publicados en el que lo acusan de solicitar al entonces director del FBI, James Comey, de cerrar la investigación de su ex asesor de seguridad, Michael Flynn a principios de año.

"Espero que pueda dejar pasar esto", manifestó Trump a Comey, de acuerdo al texto del exdirector del FBI que recoge el The New York Times.

Comey la compartió con altos funcionarios del FBI, según la fuente.

Pese a la solicitud del mandatario, la indagatoria del FBI sobre los presuntos contactos entre miembros de la campaña de Donald Trump con el gobierno de Rusia continúa.

Escribir el memorándum era "no fuera de norma", especialmente si estaba preocupado por la legalidad o por cuestiones morales, según un exfuncionario del Departamento de Justicia.

Por su parte, el líder de la minoría demócrata del Senado de EE.UU., Chuck Schumer, aseguró que con esta revelación del New York Times "se está poniendo a prueba al país de un modo sin precedentes".

El presidente de la Cámara de Representantes, el republicano Paul Ryan, convocó a una conferencia de prensa donde alegó que el Poder Legislativo tiene que concentrarse en hacer su trabajo.

La noticia del posible memorando de Comey ocurre en medio del terremoto político que ha provocado su despido, los insistentes señalamientos sobre los posibles vínculos de Trump con Rusia y el reciente encuentro con el canciller ruso, Sergei Lavrov.

Trump incluso publicó en la red social Twitter una clara advertencia a Comey, recomendándole que guardara silencio y sugiriéndole que tenía grabaciones de sus conversaciones antes de su despido.

"Como lo he afirmado varias veces, una completa investigación confirmará lo que ya sabemos, que no hubo colusión entre mi campaña y alguna entidad extranjera", dijo el presidente Donald Trump en un comunicado la tarde de este miércoles, luego de conocerse la designación de Robert S. Mueller como Consejero Especial para la investigación sobre la influencia de Rusia en las elecciones presidenciales.

Esta acción puede ser la gota que colme la enorme copa de paciencia de la clase política y la sociedad estadounidense ha tenido con Trump, pues al haber hecho eso el presidente se acercó temerariamente al delito de obstrucción de la justicia, que es el crimen que se comete cuando se intenta afectar el curso de una pesquisa criminal.

Eso da para pensar qué otra cosa podría hacer el presidente de los Estados Unidos, pensando en lo que resta de su mandato.

Filtraciones de prensa revelaron que en un encuentro con Pence a propósito del encuentro que sostuvo con el embajador de Rusia ante la Casa Blanca, Flynn le ocultó que uno de los temas abordados con el diplomático fueron las sanciones a Rusia impuestas por la administración de Barack Obama.

"En mi capacidad de Fiscal General interino, determino que es en el interés público que ejercite mi autoridad e indique un investigador especial para asumir responsabilidad en este caso", expresó Rod Rosenstein en una nota oficial.

También se supo que recibió decenas de miles de dólares de parte de tres compañías rusas, incluyendo la cadena de televisión RT, por discursos o intervenciones que tuvo poco antes de que se uniera a la campaña electoral de Trump.