Negocios

"La paciencia estratégica terminó": EU a Corea del Norte

De visita en Corea del Sur, Pence declaró que "en las últimas dos semanas el mundo contempló la fuerza y la determinación de nuestro nuevo presidente con las acciones emprendidas en Siria y Afganistán".

Luego del presunto lanzamiento fallido de un misil por Corea del Norte -ayer, en la península de Corea- el vicepresidente norteamericano, Mike Pence, advirtió que la respuesta de los Estados Unidos "será apabullante" ante un eventual ataque, lo cual sería la antesala del primer conflicto bélico de carácter nuclear entre partes, a nivel mundial.

"Todas las opciones están sobre la mesa", para presionar a Pyongyang, indicó Pence, agregando que "la política de paciencia estratégica se ha acabado". "Un abandono de su programa de armas nucleares y su programa de misiles balísticos".

Pence fue trasladado desde el centro de Seúl (a unos 50 kilómetros al sur de la zona desmilitarizada) en un helicóptero militar Blackhawk hasta tocar tierra en Camp Bonifas, que debe su nombre a uno de los dos soldados de EE.UU. a los que mataron tropas norcoreanas en un incidente en la zona desmilitarizada en 1976.

Corea del Norte considera que dotarse de un poder disuasorio nuclear es la mayor garantía de la existencia de la república popular, ante la hostilidad permanente de Washington y la amenaza que supone el armamento atómico estadounidense en Corea del Sur.

Washington "continuará en contacto con Seúl para consultar todas las decisiones" referentes al Norte, dijo Pence, mientras que el presidente en funciones surcoreano afirmó que "toda las futuras decisiones se harán con una estrecha cooperación" y con base en la alianza bilateral.

Desde esta base situada al sur de Tokio, Pence volará esta tarde a bordo del Air Force Two hacia Yakarta, adonde tiene previsto llegar el jueves, y desde allí viajará a Australia, el último destino de su gira de diez días por Asia y el Pacífico.

El presidente estadounidense, Donald Trump, se reunió con el presidente de China, Xi Jinping, a principios de este mes, y ha alabado la suspensión de embarques de carbón de Corea del Norte a China como un "gran paso " hacia adelante en el esfuerzo de presionar a Pyongyang. Había visitado la zona desmilitarizada (DMZ, por sus siglas en inglés) en la frontera entre las dos coreas.

"Corea del Norte haría mejor en no poner a prueba la determinación, o la potencia de las fuerzas armadas de Estados Unidos en esta región", dijo Pence en Seúl.

Esto luego de que el reciente ataque de EE.UU. contra el suelo sirio haya alarmado a ambos países.

Lo que sí hizo es justificar el no haber declarado a China manipulador de moneda, como prometió en su campaña, por su ayuda con "el problema norcoreano".

Entretanto en Moscú, el canciller ruso Serguei Lavrov dijo a reporteros que espera "que no haya acciones unilaterales como la que vimos recientemente en Siria, y que Estados Unidos se atenga a lo expresado repetidamente por el presidente Trump durante la campaña electoral".