Espectáculos

Asegura que armar a miles de civiles venezolanos "llevará al desastre"

Asegura que armar a miles de civiles venezolanos

El presidente venezolano Nicolás Maduro anunció el lunes la expansión del cuerpo de milicia, conformado por civiles armados, a 500.000 miembros con su fusil "garantizado".

Maduro explicó que la meta final, "grande pero indispensable", es "ir a la organización y entrenamiento de un millón de milicianos (.) organizados, entrenados y armados para defender la paz" ante una supuesta "intervención internacional" que, asegura, promueve la oposición.

La Fuerza Armada controla la producción y distribución de alimentos básicos en grave escasez, además de una compañía petrolera, una televisora, un banco, una ensambladora de vehículos y una constructora.

El mandatario colombiano ya había expresado la víspera su "seria preocupación" por "la militarización de la sociedad" venezolana y había hecho un llamado "a la cordura", un día antes de la jornada de marchas a favor y en contra del gobierno de Nicolás Maduro que se desarrolla este miércoles en Venezuela.

"Borges una vez más el día de hoy, configura un delito contra la constitución y así debe ser procesado más temprano que tarde por la justica nacional, debe ser procesado cuando llama abiertamente a un golpe de estado a la división de la Fuerza Armada, al desconocimiento de sus autoridades legitimas, al desconocimiento de sus mandos y al desconocimiento de su Comandante en Jefe, eso es un delito que está tipificado en los códigos penales del país, en los códigos militares y esta tipificado claramente como una ruptura y un llamado a golpe de estado en Venezuela", dijo.

Después de más de dos semanas de protestas, Venezuela atraviesa un clima de elevada tensión ante la movilización del miércoles.

En su discurso, el general Padrino López describió a Maduro como un "presidente auténticamente chavista que la Fuerza Armada admira profundamente" y a ésta como "radicalmente antiimperialista" y seguidora del líder socialista Hugo Chávez, fallecido en 2013.

"Pero eso no es posible en Venezuela, porque es una tiranía, no una democracia".

Se estima que cientos de miles de personas salieron a las calles en Caracas y en las principales capitales del país para exigir una salida a la actual crisis política del país, la realización de elecciones y la liberación de los presos políticos, entre otras demandas.

La ola de protestas, que deja cinco muertos, decenas de heridas y más de un centenar de detenidos, estalló el 1 de abril luego de que el Tribunal Supremo de Justicia, TSJ, se adjudicara las funciones del Parlamento y levantara la inmunidad de los diputados.

Padrino López acusó a la dirigencia opositora de ejecutar, con apoyo de grupos de "la derecha extrema" en el exterior, una "agenda criminal" que incluye "actos terroristas, disturbios, saqueos, vandalismo y distintas formas de violencia".

El texto leído por Borges pidió que "ante el golpe de Estado" y "la desbordada represión" de la que, afirmó, son objeto los manifestantes, "se respete la Constitución y la democracia".

La oposición y ONGs han denunciado una "fuerte represión", con bombas de gases lacrimógenos, perdigones e incluso armas de fuego.